Curry thai de pescado y mariscos

Ya no sé ni cuánto tiempo tengo de no postear por acá. Qué va, cuando uno tiene vicio de comida y tiene que perder peso se hace difícil el foodblogging. Además, creo que ya ha quedado bastante claro que yo posteo una o dos veces al año. 🙁

Pero bueno, hoy les traigo algo bueno y fácil de hacer para compensar: curry. Delicioso, picantito, sedoso curry amarillo con camarones, mejillones y pescado.

Yo no hago curry más seguido porque a veces se me olvida lo fácil que es de hacer; entonces, para que no se me olvide, voy a ponerlo por acá. 🙂 Para hacerlo, usé una lata de leche de coco (de la que no viene con azúcar), una cucharada de polvo de curry amarillo (siempre uso la pasta, pero esta vez solo conseguí polvo), sal y pimienta (nunca pueden faltar), un pedazo de jengibre de unos 4cm, rallado bien finito (el microplano lo deja hermoso), una cebolla grande o dos medianas cortadas en julianas, unos dos chiles mundiales en julianas también, unos dos o tres dientes de ajo picados finitos, medio paquete de arvejas chinas (calculo que fueron unos 250g), 1/2 k de camarones medianos, unos diez mejillones (hay que limpiarlos primero, y desechar los que vengan con la concha quebrada), pescado (yo usé dos filetes de tilapia que tenía por ahí, cortados en trozos), 1/2 cdta de canela, 1/2 cdta de nuez moscada, 1 cda de nam-pla (salsa de pescado), la ralladura y el jugo de un limón, y unas hojitas de culantro y yerbabuena picadas finitas. Ah, y si les gusta bastante el picante como a mí, Sriracha al gusto. :3

Para prepararlo (me disculpo por la falta de fotos, pero este de verdad lo hice en un carrerón), se pueden freír un poquito los camarones y el pescado antes de empezar a hacer la salsa, pero yo me salté ese paso, porque ain’t nobody got time fo’ that. Entonces, primero se sofríen la cebolla, el ajo y el chile dulce en una olla con un poquitín de aceite. Cuando ya la cebolla se ve traslúcida, se agregan el curry (sea en polvo o en pasta) y el jengibre, y se dejan un par de minutines, hasta que la cocina huela delicioso. A continuación se agrega la leche de coco, el jugo y la ralladura de limón, el nam-pla, la canela y la nuez moscada (si tienen cardamomo lo usan en vez de esas dos especias; yo no tenía entonces lo sustituí), y las arvejas chinas, que se van a ir suavizando mientras la salsa se cocina a fuego medio. Aquí le pueden agregar también la Sriracha o, si en su casa hay gente que no come muy picante, la dejan por fuera y la agregan cuando se sirven.

Cuando ya la salsa está haciendo burbujitas, se agregan los camarones, el pescado y los mejillones. Aquí hay que tener cuidado, porque si los camarones se pasan de cocción se ponen hulosos, y nadie quiere comer chancleta de camarón. Una vez que los camarones, el pescado y los mejillones están casi listos (o sea, cuando los camarones ya se ven rosados y opacos), se agregan las hojitas de culantro y yerbabuena, se revuelve todo y se prueba para corregir la sazón con sal y pimienta, de ser necesario. Una vez que estamos seguros de la sazón, lo quitamos del fuego.

Para servirlo, puede ser sobre una cama de arroz blanco, o arroz basmati que huele delicioso, es fácil de hacer y va perfecto con el curry.

Y más rápido que corriendo, como decía mi abuela, queda lista la cena y el almuerzo de mañana. Si es que sobra algo. 😀

Post A Comment