Arancini di riso (Naranjitas de arroz)

Las naranjitas de arroz son otra de esas recetas italianas que aprendí a hacer gracias a mi tía Roxa. <3 La primera vez que las comí me enamoré tanto que -no les miento- duré como una semana soñando con ellas. Mi nombre es Lilliana, y soy una antojetas. No sé ni por qué, el antojo me volvió a dar un día de estos y bueno, la única forma de sacarse un antojo por estos lares es ponerse a cocinar. El único problema: estas cositas llevan azafrán. Y qué cosa más difícil de conseguir, por lo menos para aquellos que vivimos en lugares donde no hay Auto Mercado, porque en el MásxMenos a veces hay, pero a veces (y esta fue una de estas veces) no se consigue por ningún lado. [caption id="attachment_258" align="aligncenter" width="584"]Además de lindas son deliciosas! Además de lindas son deliciosas![/caption]

Pero bueno, por fin ayer lo conseguí, así que hoy me levanté, alisté a mi retoño para ir al kinder, y me puse a cocinar. Así es, el antojo simplemente no podía esperar.

Las arancini pueden venir rellenas de muchas cosas, que pueden incluir ragú, hongos, berenjena, queso y/o arvejas. A mí me gustan a la romana, rellenas de queso mozzarella. 😀

Para hacer las naranjitas, necesitamos un paquete de Risotto (yo uso Scotti, el de cajita azul, simple, sin hongos, ni nada más que el arroz solito) de 500g, una pellizquito de azafrán (como 1/8 de cucharadita), queso mozzarella en cuadritos (yo compro los bocconcini que venden en el súper y que vienen en cajita o en bolsita, pero me parece que se puede usar cualquier mozzarella), 1 taza de caldo de pollo, hongos o vegetales, que esté caliente (puede ser hecho en casa o comprado en el super, nada más hay que tener cuidado con la sal porque el que se compra hecho a veces es muy salado), agua caliente, queso parmesano (1/2 taza como mínimo, aunque se le puede poner más), 1 yema de huevo y 2 huevos enteros, pan molido (esta vez usé panko y me gustó muchísimo, pero si no se puede usar cualquier pan molido), 1 diente de ajo picado, sazonador de hierbas italiano, 2 cucharadas de aceite de oliva, aceite vegetal para freír, sal y pimienta.

Ya anteriormente había puesto por acá una receta de risotto, pero aquí vamos a hablar de cómo hacer un risotto básico:

Primero, ponemos a calentar el caldo con el azafrán para que vaya soltando y el arroz pueda agarrar el color amarillito que queremos para que las bolitas parezcan naranjitas. Luego, ponemos a calentar a fuego medio-alto 2 cucharadas de aceite de oliva en una sartén de mediana a grande, y cuando esté listo ponemos a freír por 1-2 minutos el diente de ajo. Cuando el diente de ajo está como cocinadito, agregamos el risotto, y lo revolvemos para que se cubra todo con el aceite de oliva. Luego de unos 4 o 5 minutos, los granos de arroz se van a ver como bronceaditos; en ese momento empezamos a agregar el líquido caliente, empezando con el caldo. Es muy importante que esté caliente para que no le altere la temperatura al arroz, y podamos extraerle los almidones que son los que lo hacen cremoso sin necesidad de agregar crema dulce ni nada por el estilo.

El risotto cocinándose. Ese color que tiene es porque esta vez lo hice con caldo de hongos. Casi siempre uso de pollo.

El risotto cocinándose. Ese color que tiene es porque esta vez lo hice con caldo de hongos. Casi siempre uso de pollo.

Para que el risotto se cocine bien, le vamos a ir agregando el líquido 1 taza a la vez, revolviéndolo bastante luego de cada adición. Cuando ya el risotto se ha tomado la taza de caldo, le seguimos poniendo agua cada vez que se va viendo seco, siempre revolviendo, hasta que el arroz se vea infladito y suave, pero siga teniendo como un puntito duro en el centro. Cuando llega a ese punto, se le ajusta la sal y se le pone pimienta negra al gusto. Ese es el risotto básico, solo que cuando lo queremos para otros usos no le ponemos el azafrán, a menos que queramos que se vea amarillo. 🙂

Se quita del calor, se le agrega la yema de huevo y el parmesano, y se revuelve bien. A continuación hay que enfriarlo, por dos razones: es necesario para poder hacer las bolitas sin quemarse, y necesitamos que se seque un poco para poderlo manipular y que no pierda la forma. Yo forro una bandeja de metal con papel parchment (también se puede con papel encerado), extiendo el risotto en la bandeja y lo meto al refri por 1-2 horas. Luego se saca de la refri para empezar a armar las naranjitas. 🙂

El risotto saliendo de la refri. Vieron qué color más lindo le dio el azafrán?

El risotto saliendo de la refri. Vieron qué color más lindo le dio el azafrán?

Primero, se pone en un bol el panko con sazonador italiano, en una proporción de más o menos 2 cucharadas por medio paquete de panko, y se revuelve bien. En otro, se revuelven los dos huevos, y en un plato (o en la misma tabla de picar, como yo) se pone la mozzarella en cuadritos. Aparte se va poniendo a calentar la sartén con aproximadamente medio dedo de aceite vegetal.

La cuchara de servir helados. Nada como los utensilios multiusos.

La cuchara de servir helados. Nada como los utensilios multiusos.

Yo si hay un utensilio que amo, aparte de mi espátula de silicón, es la cuchara para servir helados. Siempre la uso cuando necesito porciones iguales de algo, o hacer bolitas, y en este caso necesito las dos. Entonces, con la cuchara de servir helados voy cogiendo las porciones de arroz, las aplasto como una tortita, les hago un huequito en el centro y les pongo el queso. Cuando el queso está en su lugar, formo una bolita teniendo cuidado de cubrir el queso con arroz. Luego paso la bolita por el huevo, y después por el panko.

La futura naranjita con queso mozzarella en el centro.

La futura naranjita con queso mozzarella en el centro.

5 naranjitas cubiertas de panko, listas para entrar a broncearse a la sartén.

5 naranjitas cubiertas de panko, listas para entrar a broncearse a la sartén.

Yo lo que hago es ir armando las bolitas de seis en seis, y mientras se cocina una tanda voy armando otra. 🙂 Conforme las voy sacando, las voy poniendo a escurrir en un plato cubierto con toallas de cocina.

Las naranjitas, escurríéndose sobre papel toalla. :)

Las naranjitas, escurríéndose sobre papel toalla. 🙂

Se pueden comer así, solitas, como antipasto, o se les puede hacer una salsa de tomate y servir varias como plato fuerte.

Se les hace o no se les hace agua la boca? A mí sí!

Se les hace o no se les hace agua la boca? A mí sí!

Buon Appetito! :F

Post A Comment