Pollo con salsa de soya y Coca-Cola

No sé si les conté que últimamente estoy obsesionada con la olla de cocimiento lento. No hay nada mejor que tirar un poco de cosas a la olla, y unas horas después tener comida lista como por arte de magia.

Esta receta lleva un paso más luego de que desocupamos la olla de cocimiento lento, pero vale la pena, se los prometo.

Lo hermoso de esa receta, aparte de lo fácil que es de preparar, es que lo único que necesitamos es lo que dice en el título: pollo, salsa de soya y Coca-Cola. Más concretamente, necesitamos: 1 taza de coca-cola, 1/2 taza de salsa de soya (aunque podríamos usar un poco menos, si queremos que quede menos salado) y 1k de muslitos de muslo.

Aquí se ve el pollo con la salsa y la coca-cola, listo para cocinarse.

Aquí se ve el pollo con la salsa y la coca-cola, listo para cocinarse.

Lo tiramos todo en la olla de cocimiento lento, y lo cocinamos por 3 horas en fuego alto, o 4.5 horas en fuego lento. Cuando está listo, lo sacamos de la olla y pasamos la salsa a una ollita para hacer una reducción con la salsa. Para hacer una reducción, la ponemos a fuego máximo sin tapar, para que se vaya evaporando el líquido y la salsa quede de una consistencia espesa. ¿Durante cuánto tiempo? Eso depende mucho de la cocina y la cantidad de líquido que esté tratando de reducir. Lo más importante es que si es la primera vez que hace una reducción, no descuide la salsa. ¿Cómo se sabe cuándo está lista? Cuando metemos una cuchara y la parte de atrás queda cubierta de salsa. He de confesar que hoy me estaba muriendo de hambre y no esperé suficiente tiempo, entonces la salsa no quedó tan espesa como podría, pero igual quedó deliciosa.

La salsa reduciéndose

La salsa reduciéndose

Para servir, se baña el pollo con la salsa y se sirve con arroz blanco. Yo lo serví también con aguacate y, si se quiere y se tiene, se le da el toque final con cebollino. 🙂

IMG_20150122_124652

Post A Comment